5 BENEFICIOS DEL CHOCOLATE QUE QUIZÁS AÚN NO CONOCÍAS - Chocolatería San Ginés
Paquetes San Ginés

5 BENEFICIOS DEL CHOCOLATE QUE QUIZÁS AÚN NO CONOCÍAS

Probablemente no necesites leer este artículo para tener motivos por los que comer chocolate, pero después de él, tendrás más… ¿Estás preparado?

 

El chocolate es un alimento que gusta a todos y que se consume en todo el planeta de diversas formas. Sin embargo, este peculiar capricho tiene muchas cualidades que lo hacen beneficioso para nuestra salud. Aquí van algunas de sus propiedades:

  1. ALARGA LA VIDA

Por increíble que parezca, un estudio llevado a cabo por la prestigiosa Universidad de Harvard dice que, tomado en pequeñas cantidades, el chocolate ayuda a vivir más tiempo gracias a sus componentes. Al ser rico en antioxidantes, ayuda a combatir los radicales libres, lo que, además retrasa el envejecimiento de la piel. ¿Te has visto una arruga? ¡Pues corre a por chocolate!

Eslogan Chocolatería San Ginés

Eslogan Chocolatería San Ginés

 

  1. NO PRODUCE CARIES

Seguro que cuando eras pequeño alguna vez te han negado un trocito de chocolate con la excusa de que era malo para la dentadura. Es cierto que el dulce produce caries y otros problemas dentales, pero no todos. El chocolate, sobre todo el más puro, no deja restos peligrosos capaces de atacar el esmalte. Esto se debe a sus altos niveles de teobromina. Así que… ¡a comer chocolate! Eso sí, después debemos lavarnos los dientes para prevenir y mejorar nuestra salud bucodental.

Fotograma perteneciente a Charlie y la Fábrica de Chocolate de Tim Burton

Fotograma perteneciente a Charlie y la Fábrica de chocolate de Tim Burton

 

  1. ACELERA LA ACTIVIDAD MENTAL Y NOS HACE MÁS FELICES

Son muchos los remedios que existen para darnos fuerzas en las épocas de exámenes o de trabajo duro, pero… ¿sabías que el chocolate es uno de los más eficaces? El chocolate negro estimula el flujo de sangre en nuestro cuerpo, lo que hace que nos sintamos despiertos y con más energía. En parte esto se debe a su contenido en cafeína (27 mg por onza) y a la feniletilamina, un compuesto que nos hace liberar las conocidas como “hormonas de la felicidad”, las endorfinas. Seguro que en alguna película has visto como alguien tomaba una tarrina de chocolate cuando estaba deprimido; ahora ya sabes por qué: la liberación de endorfinas llega al cerebro y hace que nuestras preocupaciones y tristeza se relajen y así nos sintamos mejor.

Niño sonriente

Niño sonriente tras comer chocolate

 

  1. CUIDA DE TUS OJOS

Las zanahorias son un alimento sano, además de una forma fresca y colorida de mejorar nuestra visión… pero el chocolate está mejor. Y es que, gracias a los flavonoides que hay en él, mejora el flujo sanguíneo del cuerpo humano, entre ellos, el de las retinas. De esta manera, contribuye positivamente a nuestra capacidad de visión. Dicho esto… ¿será posible “ponerse ciego” a chocolate?

Taza con chocolate

Taza con chocolate

 

  1. POR COMER CHOCOLATE NO TE SALEN GRANOS

Quizás lleguemos algunos años tarde para desmontar aquel mito que tanto afectó -y afecta- a los adolescentes, pero tomar chocolate no produce acné. Durante toda nuestra vida hemos tenido que lidiar con esta leyenda que pasa de generación en generación, pero carece de toda explicación científica. Lo que sí está respaldado por expertos es todo lo contrario: el chocolate cuida y revitaliza nuestra piel. Al ser un alimento tan rico en antioxidantes, es capaz de nutrir e hidratar nuestra piel. Su consumo es muy beneficioso en verano (já, ¿y cuándo no?) ya que ayuda a proteger contra las radiaciones nocivas de los rayos del sol, pero cuidado, no es un sustituto del protector solar. Ya sea en la playa, en la piscina o de paseo, no olvides cuidarte de los rayos UV, tu piel te lo agradecerá.

Mascarilla de chocolate

Mascarilla de chocolate


A pesar de que los beneficios del chocolate son muchos y muy variados, este artículo es meramente informativo. Aunque nos parezca un regalo de los dioses, el chocolate no hace milagros. Por eso debemos moderar su consumo a un par de onzas al día (y cuanto más puro sea este, mejor), así como combinarlo con una dieta equilibrada y ejercicio físico regularmente.